Osteopatía deportiva

  1. Osteopatía deportiva (6 sesiones)
    Osteopatía deportiva
    Osteopatía deportiva (6 sesiones)

    Las sesiones de osteopatía deportiva tienen como finalidad mejorar el funcionamiento del cuerpo frente a un esfuerzo físico. Esto se consigue mediante un tratamiento manual sobre las zonas afectadas que nos impiden realizar correctamente ejercicio físico. Este tipo de terapia de rehabilitación es muy recomendable para los pacientes que sufren patologías como cervicalgias, dorsalgias, lumbago, tendinitis, y también para aquellos que han sufrido una lesión deportiva y quieren recuperarse. Una vez contrates este servicio de osteopatía, el especialista observará todos los puntos en los que no tienes una buena movilidad para poder centrar la terapia en esas zonas. Una de las ventajas de estas sesiones es que el tratamiento es completamente personalizado a tus dolencias y a tu cuerpo, por lo que los resultados serán mucho más efectivos. Los pacientes que utilizan esta técnica suelen sentir los beneficios del procedimiento desde la primera sesión, ya que sienten un alivio en la zona dolorida casi de forma inmediata. Sin embargo, tras una primera visita la zona a tratar no está totalmente curada por lo que la sensación de dolor puede volver hasta que finalice el periodo de curación. De esta forma, la osteopatía deportiva combatirá tus desequilibrios corporales y notarás una mejora tanto en tu rendimiento físico como en tu calidad de vida.

    Desde 270 €
  2. Osteopatía deportiva (3 sesiones)
    Osteopatía deportiva
    Osteopatía deportiva (3 sesiones)

    La osteopatía trata manualmente dolencias como dolores articulares, cefaleas tensionales, lesiones deportivas, patologías relacionadas con la columna como la lumbalgia, hernia discal, ciática o cervicalgia. El servicio de osteopatía deportiva se centra en trabajar de manera manual las estructuras corporales de los pacientes para mejorar el buen funcionamiento del cuerpo y su calidad de vida. El tratamiento se centra en las zonas musculares que dificultan el ejercicio físico de forma correcta, como puede ser la recuperación de una lesión deportiva. Antes de comenzar con la terapia de rehabilitación, el especialista realizará una exploración para observar los puntos en los que se tiene una movilidad reducida para restablecer el correcto funcionamiento de estas zonas. Las dolencias habituales que suelen sufrir los pacientes que acceden a las sesiones de osteopatía deportiva son las tendinitis, lumbalgias, dorsalgias o cervicalgias, entre otras. Uno de los beneficios de acceder a esta terapia es que se puede realizar de forma individualizada para cada persona que quiera tratarse, adaptándose así a los objetivos físicos de cada uno. Algunas de las consecuencias beneficiosas para el cuerpo son la mejora del rendimiento físico, la disminución de ingesta de fármacos, el equilibrio del organismo y por tanto, la mejora de calidad de vida.

    Desde 135 €
  3. Osteopatía deportiva (2 sesiones)
    Osteopatía deportiva
    Osteopatía deportiva (2 sesiones)

    La osteopatía es un tratamiento de rehabilitación que mediante un procedimiento manual de las estructuras corporales consigue el bienestar y la mejora de calidad de vida del paciente. La osteopatía deportiva tiene como objetivo mejorar la adaptación del cuerpo a la práctica deportiva, realizando un tratamiento en aquellas zonas que nos impiden o nos dificultan el buen funcionamiento corporal ante un esfuerzo. Previamente al tratamiento se realiza una exploración donde se detectan las zonas de escasa movilidad, que si no se tratan correctamente podrán ocasionar disfunciones por sobrecarga debido a la incapacidad de la estructura de soportar el sobreesfuerzo de la práctica deportiva. Los pacientes que requieren de estas sesiones suelen padecer dolencias como tendinitis, cervicalgias, dorsalgias y dolencias del lumbago, en las que es recomendable el tratamiento de osteopatía. La osteopatía deportiva tiene la ventaja de que se puede adaptar de forma personalizada a cada paciente para conseguir alcanzar los objetivos físicos de cada persona. De esta forma se normalizarán los desequilibrios de tu organismo, disminuirá la ingesta de medicamentos, mejorará de forma visible tu rendimiento físico y por consecuencia, tu calidad de vida. Los beneficios de esta práctica son casi inmediatos ya que los sentirás desde que finalice la primera sesión con tu especialista. Sentirás una sensación de alivio, relajación y una mejora de la movilidad de las zonas afectadas ese mismo día. El dolor puede volver durante un par de días y por eso se debe continuar el tratamiento hasta que indique el médico en cada caso. El número de sesiones depende de la patología y la capacidad de recuperación que posea el paciente y suelen realizarse cada dos o tres semanas.

    Desde 90 €